OSTEOPATÍA

La osteopatía examina a la persona en todo su conjunto donde, se busca siempre, la causa de la lesión o disfunción, a través de una evaluación integral de todos los sistemas del organismo.

 

Se considera a la persona como un todo, tanto en la parte física, bio-química y emocional, donde la estructura (anatomía) y la función (fisiología) son totalmente dependientes entre sí.

 

Abarca disfunciones músculo-esqueléticas, viscerales, neurológicas, endocrinas e inmunológicas.

 

El objetivo, es disminuir o abolir los síntomas, dar movilidad a lo que no se mueve, restaurando el equilibrio global del individuo, a través de la aplicación de técnicas manuales. Ayudamos a aliviar, corregir y recuperar lesiones.

 

OSTEOPATÍA ESTRUCTURAL – MUSCULOESQUELETICA

 

Busca restaurar la movilidad en aquellas articulaciones en que se ha perdido. Generamos una mejor irrigación, para promover la regeneración y oxigenación de los tejidos lesionados.

 

Restauramos el movimiento global del esqueleto, mediante las conexiones biomecánicas y neurológicas del sistema, para evitar sobrecargas y devolver la armonía al sistema músculo-esquelético para que sea capaz de absorber las fuerzas que recibe de las actividades diarias.

 

Por ejemplo, si tienen un esguince de tobillo, puede llevarlos a un problema lumbar o que un problema cervical, puede repercutir en sus brazos.

 

Mediante nuestras técnicas podemos tratar casi en su totalidad las dolencias del sistema músculo-esquelético y prácticamente en cualquier fase de evolución de estas.

 

Patologías más frecuentes:

 

Lumbalgias

Dorsalgias

Cervicalgias

Hernias discales

Ciáticas

Neuralgias

Escoliosis

Hiper lordosis e hiper cifosis

Tendinopatías

Desgarros

Esguinces

Meniscopatía

Tortícolis

Epicondilitis

Problemas de Manguito Rotador

Síndrome del Túnel del carpo

Coxigodinia

Hombro doloroso

Osteopatía Visceral

 

Todos los elementos viscerales están fijados o bien entre ellos o anclados a estructuras fijas que les dan estabilidad, como la columna y el diafragma. Además, estos órganos están íntimamente conectados neurológicamente a la columna vertebral.

 

Las vísceras, se conectan entre ellas y a otras estructuras de soporte, a través de un sistema suspensorio formado por aponeurosis, ligamentos, fascias, vasos capilares y músculos.

 

Para el buen funcionamiento de los órganos, es necesario que estos tengan la capacidad de movimiento, ya que buena parte de su función (fisiológica) depende de esta movilidad.

 

Este es el punto donde el osteópata puede interferir. Muchos problemas digestivos y viscerales en general, son debidos a la falta de movimiento de la víscera por diferentes motivos: inflamación (hepatitis, gastritis), ptosis, infección, etc.

 

El osteópata detecta la falta de movimiento en estas vísceras y trabaja sobre sus fijaciones, restaurando su movimiento natural.

Patologías más frecuentes:

 

Estreñimiento

Gastritis

Hernias de hiato

Reflujo

Colon Irritable

Trastornos prostáticos

Hígado

Problemas renales

Ptosis abdominal

Hernia Inguinal

Adherencias post-quirúrgicas (cicatrices)

Dismenorrea

Ovarios Poliquísticos

Neuralgias del nervio Pudendo

OSTEOPATÍA CRANEAL Y TERAPIA CRANEOSACRA

 

La osteopatía, considera que los diferentes huesos del cráneo, se mueven en micro movimientos, uno respecto al otro, en la inspiración y espiración de la persona.

 

El cráneo está conectado al sacro, a través de la duramadre (fascia que cubre a la médula), lo que genera un ritmo cráneo-sacro muy importante para el movimiento del Líquido Céfalo Raquídeo (LCR), quien nos proporciona protección y nutrición al sistema nervioso.

 

En la osteopatía, se considera este ritmo fundamental para la vida y las técnicas cráneo-sacras van encaminadas a mejorar o restaurar las faltas de movimiento en este ritmo con tal que el LCR pueda llegar a cada célula del cuerpo.

 

Además existe una relación importante del cráneo con los órganos, ya que una parte del control nervioso de éstos, viene de los nervios craneales.

 

De esta manera, la osteopatía puede tratar las consecuencias de un traumatismo craneal (mejorando la movilidad ósea y permitiendo el buen flujo de fluidos) procesos inflamatorios (sinusitis, otitis), problemas derivados del parto (fórceps, ventosas).

 

Traumatismos a la zona baja de la columna vertebral por ejemplo, suelen producir con el tiempo dolor de cabeza. Otra indicación la encontramos en el terreno de la odontología, donde cada vez más, se trabaja conjuntamente para evitar problemas en la articulación témporo-mandibular.

Patologías más frecuentes:

 

Migrañas

Cefaleas

Disfunciones Témporo-mandibulares

Bruxismo

Vértigo

Mareos

Sinusitis

Acúfenos

Neuralgias del nervio trigémino

Somos un Centro Médico-Kinésico en el corazón de Providencia que nació de la inquietud de familiares dedicados al área de salud y al área comercial quienes compartieron experiencias y conocimientos con el propósito de formar un centro con características de valor para los pacientes.

FORMAS DE PAGO: